9/02/2006

El presidente españoloide, Rodríguez Zapatero, utilizó un avión oficial para asistir a una partida de póker


Revenío Press, 1 de septiembre de 2006 - El líder del Partido Postpular (PP), Mariano Rajoy, aseguró hoy que el Presidente del Gobierno deberá dar explicar la utilización de un avión oficial para desplazarse desde Moncloa a la Zarzuela. El viajecillo permitió a Rodríguez Zapatero concurrir a una partida de póker tipo “maratón” organizada hace unos días por el Rey Juan Carlos y su esforzado delfín, el príncipe Felipe alias “Estrés Total”.

En rueda de prensa reservada a medios de comunicación cristianos y cejijuntos, Rajoy criticó al Ejecutivo que, según dijo, ha ofrecido cuatro versiones del uso del avión en menos de dos horas: "y a cual más irrisoria, válgame la vírgen (con perdon). Primero nos dijo Jesús Caldera que era un viaje privado para regar unos tomates en Guadalajara que plantó Sonsoles, la señora de Zapatero. Luego nos dijo Fidel Castro que era un viaje oficial a Pekín para investigar cómo es que los chinacos tienen esos ojillos tan graciosos. Una tercera versión, aireada en los micrófonos imparciales de la COPE, apuntaba a una despedida de soltero en Berlín con lluvia dorada incluida. Finalmente, ahora nos envían una paloma mensajera y obligan a Zaplana a arrancarle la patita a mordiscos para leer el mensaje que transportaba. Y resulta que el verdadero fin del malhadado vuelo era un juego de mesa con Sus Majestades. Es inadmisible, además, que no me hayan invitado. ¡Con esas manos maravillosas que doy yo de tanto en tanto! Si esto no es deslealtad institucional que venga Jiménez Lozanitos (sic) y lo vea”.

Además, Rajoy recordó que fue Zapatero quien aprobó un código ético: “algo nunca visto en España, donde lo que cuenta es el honor y el amor de madre”. En dicho código ético se lee textualmente que “el presidente, a pesar de ser y vivir como Dios, tiene que propugnar la austeridad, siempre que dicha austeridad no obstruya el interés general de los partidos en saquear las arcas del Estado”.


Ésta no es la primera vez que un viaje de Zapatero genera polémica por hacer uso del avión oficial y comerse todas las gominolas que distribuyen las azafatas. El pasado mes de julio también voló a Canarias para lanzar desde el aire piedras y escupitajos a los cayucos repletos de inmigrantes, en un vano intento por frenar la inmigración al archipiélago.


No hay comentarios:

Publicar un comentario