12/21/2006

Benedicto XVI: "los salarios en España, eso sí que es un milagro y no la tontada de los panes y los peces"


Mascón Press, 13 diciembre 2006
- Benedicto XVI, el denominado "Papa de los papanatas", ha convocado una rueda de prensa urgentísima para reclamar cambios radicales en la Biblia. "Ha quedado desfasadillo eso de los milagros de Cristo, la tontería esa de las bodas de Canáan donde convirtió el agua en vino, etc.", ha declarado ante el estupor de sus fieles el sumo pontífice.

Benedicto XVI ha insistido en que hay que reescribir parte de la Biblia "para que tenga más impacto entre los jóvenes, que con videojuegos como Grand Theft Auto y Half Life ya no se inmutan ante eso de la crucifixión, que hoy nos parece hasta un chollazo". Entre las nuevas inserciones para la Biblia, el Papa ha pensado en "milagros verdaderamente sobrehumanos", como por ejemplo el hecho de que en España los salarios brutos sean de 1000 euros al mes y sin embargo sea uno de los países del mundo donde más gastos navideños hay.


"Ya tengo medio redactado el parrafillo de los mileuristas y los centros comerciales, donde se agotan las existencias de todo lo que hay por divina intervención via tarjetas de crédito que dan crédito ilimitado; también voy a introducir a un par de políticos sin pelotazos ni enchufes y un presentador del telediario que diga "quincuagésimo aniversario" en lugar de "cincuenta aniversario". Todo para dar una apariencia sobrecogedora de milagro del copón (sic)".

12/07/2006

España podría ser el primer país del orbe donde se celebra el día del Orgullo Anti-Parquímetro Super-Solidario


Furullo Press, 5 de diciembre de 2034 - Medio centenar de vecinos de Hortaleza, Fuencarral y Carabanchel irrumpieron ayer en la Concejalía de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid para protestar por los parquímetros situados en sus barriadas, blandiendo cimitarras entre los dientes y degollando a los perezosos funcionarios quienes, desprevenidos, tomaban su café de las 11.21 e intercambiaban recetas. En un comunicado posterior, la Federación del Orgullo Anti-Parquímetro de Españalancia (FOAPE) reivindicó "el ataquillo" y, disculpándose por el destripamiento de varios inocentes, insistió en "el derecho humano fundamental a aparcar, a contaminar al máximo y a no utilizar el transporte público porque es para paupérrimos, inmigroides y otras gentes de mal vivir".

Torcuato Gatos, Presidente de FOAPE y conocido por su afición al pegamento caro, participó en los ahora llamados "ayunos de la SER" (debido a la reducción de gastos en dicha cadena ya no se pone ni un croasán en la mesa). En ese programa el Sr. Gatos confesó que "estamos hasta el copete (sic) de que ignoren el sufrimiento de quienes sacamos el coche para ir a comprar tabaco en la esquina, así que hemos decidido solicitar al Consejo de Europa que se adopte un día internacional del Orgullo Anti-Parquímetro Super-Solidario".

Algunos de los malheridos en el ataque a la Concejalía de Hacienda de la capital española reconocieron estar de acuerdo con algunas de las reivindicaciones de los Anti-Parquímetros, por ejemplo, con que se eche de las aceras a los mendigos para poder colocar automóviles y que se arranquen todos los árboles de las ciudades de España para hacer más aparcamientos gratuitos.



Benito Glicerina, sub-asistente adjunto de limpieza de sellos y grapadoras en el Ayuntamiento de Madrid, confesó que "entiendo la rabia de estos ciudadanos. Me parece bien tener un día al año para que se acuerden de ellos o de sus familias, para que se promueva el derecho inalienable a aparcar donde le sale a uno de la entrepierna. Yo defiendo fieramente el uso del coche a discreción, no porque me hayan amenazado de muerte los anti-parquímetros, que es verdad, sino porque a los españoles en realidad lo que nos gusta es que todo esté cubierto de tráfico, polución y estruendos infernales. Hay que respetar nuestra culturilla nacional, y defenderla. Ir contra esta premisa cultural es absurdo: y si no mire lo que les pasó a los organizadores de la última manifestación en contra de la corrupción urbanística (eso de dar nuestros impuestos a constructores para arrasar parques nacionales aburridísimos). Organizaron la manifa por esa tontería de las prevaricaciones masivas y ahí lo tienes: no fueron más que 3 personas, y uno que era un enajenado al que le prometiron una longaniza frita a cambio de que hiciera bulto. ¿A quién le interesa eso de la devastación de nuestros entornos naturales, si el que más el que menos está metido en el ajo del ladrillo? Y el ladrillo no hace daño a nadie, hombre, por mucho que la ONU se alarme, que siempre están dando el coñazo estos tíos. Sin embargo, los parquímetros, ahí sí, eso sí que son infracciones de los derechos humanos puras y duras, y hay que preocuparse muchísimo".

El Sr. Glicerina añadió, antes de salir por el café de las 12.34 que: "los raritos son los de la Unión Europea, con tanta bicicleta y tanto maric***eo de movilidad sostenible, que no tienen ni coche. !Pringaos!".