2/12/2007

El Ministro de Interior belga, Pierre Vandengorra, cree que "no es racismo rehúsar que te case un hombre de color"


Traspiés Press - 6 de Febrero de 2007. Tras la negativa de una pareja belga a contraer matrimonio bajo los oficios de un concejal negro, el Ministro de Interior y Propagaciones belga ha azuzado la polémica esta mañana afirmando que eso "no es racismo". Pierre Vandegorra (alias "escrotillo"), aterrizó en el Ministerio Belga de Interior y Propagaciones el año pasado a raíz de su éxito en los celebrados campeonatos belgas de "Cul de Burr", consistentes en forzar a un asno a introducirse en un establo marcha atrás con la única ayuda de una carraca y un libro de Sánchez Dragó.

El Sr. Vandegorra aseguró que el concejal afro-belga, llamado Wouter Van Belligen, asustó un poco a la pareja de novios porque éstos no había visto nunca de cerca a una persona de esa raza: "es normal, a mí me pasaría también. Eso no es racismo sino una cosa así como de sorpresilla que le da a uno, digamos que te pilla a contrapié. Estamos pensando despedir a todos los hombres de color de la Administración belga para que estos malentendidos no ocurran otra vez, eso sí, respetando el Estado de Derecho y la democracia a rajatabla".



El concejal ultrajado, Sr. Van Belligen, reaccionó confesando que "ellos se lo pierden, porque sé tocar la balalaika y habría incluso ofrecido amenizar la velada con unas coplillas románticas de Vladivostok que aprendí cuando era chico". El novio de la novia, valga la rimbombancia, ha expresado ante las cámaras de un canal belga que "con esto de hacer de racista y decir que no lo soy ya me he ganado mi puesto en The Big Hipocriteison, el nuevo programa de kalité docu-radio-reality de la televisión belga. Voy a forrarme, titis".

El alcalde de la localidad de Sint-Niklaas, donde iba a celebrase el matrimonio, se ha sumado también a la controversia al declarar que "hombre, yo comprendo que vean a un hombre de color (nótese que no digo el color) y que corran a atrancar la puerta, pero eso de que no le dejen hacer de cura por lo civil pues me parece mala sangre". La Federación Racista de Bélgica (FRB) ha acusado al alcalde de comentarios pseudo-no-racistas y ha aprovechado para insistir en que a pesar de creer firmemente en la superioridad de la raza blanca, ellos no son racistas ni por asomo y creen en el Estado de derecho. "Una cosa no es incompatible con la otra", ha confesado el Presidente de FRB, Tobías Van Ketematas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario