3/12/2007

El Ayuntamiento de Valencia cumplirá la ley sobre petardos "por el qué dirán"



Bramido Press, 14 de marzo de 2045 - El concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Valencia, Félix Crespo, aseguró ayer que el Ayuntamiento Valenciano procurará que se cumpla la normativa española que prohíbe "injustamente" el uso de petardos por parte de menores de 3 meses. El Sr. Crespo insistió sin embargo en interpretar la ley "como a mí me parezca bien, que para eso soy concejal, joroba". En efecto, el artículo 14 de la Ley sobre Afición a los Petardos y otras Taras Psíquicas especifica que "los niños menores de 3 años no podrán encender petardos de más de un kilo". Sin embargo, el Sr. Crespo insiste en que los que redactaron la ley cometieron un error y en vez de "años" querían decir "meses".

"Esta prohibición es absurda, y demasiado restrictiva. Un niño de tres meses sabe perfectamente lo que hace, yo me acuerdo que a esa edad hasta sabía que Espinete era homosexual. Con la excusa burda de que los niños pueden reventarse un ojo o una mano con los explosivos nos arruinan la tradición. Yo creo que la tradición vale más que uno o dos niños muertos o con desperfectos, joroba, !si levantas una piedra y sale un niño! Vergonzoso".




El edil explicó que su jefa, Rita Barberá, la Alcaldesa de Valencia, ya ha recurrido la Ley sobre Afición a los Petardos y otras Taras Psíquicas ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, el de Derechos Humanos de Estrasburgo, y el Tribunal Internacional de la Haya: "nos hemos gastao el presupuesto de sanidad de Valencia en abogados de kalité (todos conocidos de mi mujer y/o mi cuñado). Dirán que no tengo escrúpulos, pero lo cierto es que ese presupuesto para sanidad no se iba a usar de todas maneras en sanidad, porque teníamos apalabrao que se lo quedara un promotor inmobiliario al que le debo unos favorcillos".

Varios suicidios por crisis nerviosas desataron la polémica durante las Fallas 2006. Los hospitales valencianos registraron ingresos masivos por depresión y afecciones neurológicas, y algunos vecinos de Valencia han protestado por la excesiva laxitud a la hora de permitir petardos, que les impiden dormir y descansar. Sin embargo, la Alcaldesa de Valencia ha llamado "malnacidos" y "aguafiestas tiquismiquis" a los afectados, arguyendo que si les molesta el jolgorio, se deberían ir a vivir a una urbanización de lujo fuera de la ciudad de Valencia: "donde vivo yo, que me hincho a tirar tracas y luego duermo como una reina lejos de la plebe".


No hay comentarios:

Publicar un comentario