7/22/2007

Carmen Calvo planea dar el braguetazo tras su paso por el Ministerio de Cultura


Tomelloso Press, 17 julio 2006 - Carmen Calvo, hasta hace poco Ministra de Cultura y Espectáculos y actualmente pre-jubilada con una pensión de 13.000 € mensuales, ha causado controversia al afirmar que "me ennovié con un miembro (ji, ji) de los servicios de seguridad der Ministerio de Curtura (sic) al que conosí cuando era Minister - es que hablo ingléh con él para praticar, que lo tengo oxidadillo. El inglés, quiero desir (ji, ji)."

El segurata en cuestión ha resultado a su vez ser sobrino del Ministro de Economía, Pedro Sorbes, que en palabras de su propio tío "no sabe hacer la o con un canuto, pero la u le salía casi entera. De ahí que tuviera que enchufarle de guardia de seguridad y no de Subsecretario de Hacienda, que es lo que quería su mama, mi hermanica Facunda".

La ex ministra de Cultura Carmen Calvo planea casarse con su amado no sólo por su potencial con el canuto, sino por un coqueto chalet que el segurata, de nombre Julián Datomar Viento, posee a cinco metros de la playa en el Parque Natural de Cabo de Gata, Parque ahora conocido como "Golf Paradise", en Almería. Malas lenguas han corroborado que dicho chalet está "hasta las trancas" de bolsas de basura llenas de papeles y fajos de no se sabe qué.


La pareja se conoció en los baños hediondos del Ministerio de Cultura cuando, según Carmen Calvo, ella sufrió un apretón "inhumano después de unas migas con longaniza" y hubo de dar de vientre con cierta urgencia, equivocándose de servicios y acabando en los de caballeros. Allí se encontró al Sr. Datomar, que en esos momentos mingitaba "con esa grasia y duende andalú que tiene él, aunque sea de Madagascar y no hable ni español casi y este cojo de las dos piernas", según ha revelado un periodista de investigación que captó la escena escondido en las bragas de una amiga de la ex-Ministra.

Carmen Calvo, doctora en Escatología por la Universidad de Prínsetaun (Nechite) es, además de confesa machista y amante de "Los 3 Sudamericanos", una adicta a las tiendas de veinte duros y chinorris y de "todas esas chuminás y esas maravillas, hay que darse cuenta, que entra uno y siempre se acaba llevando un gato que menea la cabeza o la pata, o unas bolas de cristal pa no se sabe qué. Eso es cultura y lo demás son pijadillas".


No hay comentarios:

Publicar un comentario