9/13/2007

La infanta Leonor acudirá a un colegio de ricachos


Chascarrillo Press, 13 de septiembre de 2007 - La infanta Leonor de las Mercedes Florencia Maguncia de Wenceslao Smithsonian, también conocida como "Sang-hijuela", comenzará a ir al colegio este año a pesar de las objeciones de su padre, el Príncipe Felipe: "yo lo de la escuala (sic) no lo veo necesario en arsoluto (sic), puesto que para ganar al póker o las pochas, por decir algo, no me ha servido para nada saber multiplicar, dividir, o esas patochadas que me intentaron enseñar".

La primogénita de los Príncipes de Asturias acudirá a partir de la semana que viene a la Escuela Infantil para Ricachos de El Pardo, centro al que asisten los hijos de diversos próceres y sinvergüenzas de nuestra patria y en cuyos estatutos figura la exclusión absoluta de inmigroides o pobres. La Princesa Letizia, antigua mileurista reconvertida al lujo real, declaró que "nosotros queremos lo mejor para nuestra chiquilla, y no que se junte con los villanos y la plebe. Habríamos quedado muy bien mandándola a una escuela pública, pero cuando me contaron cómo estaban estos centros de cucarachas y jeringuillas me decidí a continuar con nuestra línea versallesca y dejarnos de veleidades igualitarias. Nada más pensar en ver a Leonor rodeada de negroides y similares aprendiendo exclusivamente la historia de su provincia durante diez años para trabajar de cajera en el PRYCA, vamos, es que me dan náuseas y/o cefaleas. Me voy a la clínica Ruber ahora mismito".



Leonor de Borbón cumplirá dos años el próximo 30 de octubre; 24 meses durante los cuales ha costado al erario público lo mismo que los presupuestos de Sanidad de Francia, España y Alemania juntos. En la escuela de El Pardo, cuya matrícula anual equivale a cuatrocientos sueldos de camarero, Leonor aprenderá juegos y técnicas de estafa con los hijos de grandes corruptos de España. La escuela infantil elegida reúne todos los requisitos que la hacen ser la más adecuada para la infanta Leonor, como es la ausencia de razas inferiores o hijos de contribuyentes y, por supuesto, la certeza de aprobar independientemente de sus méritos. La niña podrá contar con un profesor particular para ella sola y un pediatra de guardia las 24 horas por si le diera un vahído, tos sospechosa, o ventosidad inopinada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario