11/22/2007

Moratinos: "me perdí la trifulca entre el Rey y Chávez porque me quedé sopas"



Farsa Press, 19 de noviembre de 2007 - El Ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, ha confesado que, a pesar de estar de cuerpo presente, no se percató del show protagonizado por el Rey Juan Carlos y el presidente venezolano Hugo Chávez en la última cumbre iberoamericana "porque estaba durmiendo como un bendito".

Moratinos, cuya templanza es harto conocida, reconoció que "me he enterado por la prensa, y me da mucha rabia, porque por los reportajes gráficos que he visto la cosa tuvo su gracejo". Según fuentes fiables, Moratinos y algunos colegas sudamericanos se habían ido de parranda la noche anterior a un garito de Santiago de Chile llamado "La Alberca", donde parece ser que el Ministro de Exteriores ingirió grandes cantidades de garrafón y bailó la lambada con una chumbera. Algunas fuentes menos fiables informan de que el mismísimo Hugo Chávez y Moratinos fueron avistados conversando con ciertas damiselas de vida alegre, y fumando puros habanos proporcionados por José Luis Rodríguez, "el Puma" (también conocido como el "gorrión venesolano").




Doctores del Hospital Central de Santiago de Chile han confirmado que sobre las seis de la mañana del día de la reunión fatídica, el ministro Moratinos llegó a urgencias "hecho una braga, apoyándose en unas señoritas de buen ver y cantando lo de numeral, numeral, viva la numerasión, entre vomiteras".

"No me lo perdonaré nunca", ha reconocido Moratinos, "además yo había preparado la intervención del Rey con esmero, más de media hora de trabajo en un bar de Santiago, pero claro, como él me oyó roncar, pues improvisó y le salió lo primero que le atravesó las mientes". Además de entonar el "mea culpa", Moratinos negó que las relaciones con Hugo Chávez y Venezuela vayan a empeorar a raíz del incidente: "no habrá consecuencias diplomáticas, a pesar de que el Rey ha propuesto bombardear Caracas y regar con Napalm la residencia de Hugo Chávez. El gobierno ha considerado largamente estas propuesta de su Majestad pero nos parecen demasiado caras para cómo está el presupuesto, y Solbes ha dicho que nanay. Además, Chávez me cae fetén y es la repanocha para salir de copas; sabe fumar puros por vía anal el tío. Es un risero".





11/08/2007

Rajoy contesta a Al Gore y asegura que "el cambio climático es un rumor"


Patinazo Press, 4 de noviembre de 2007 - Después de sus acertadas declaraciones sobre el cambio climático, el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha atacado a Al Gore, ex-vicepresidente de Estados Unidos y abanderado de la campaña para atajar el calentamiento global.

Rajoy ha declarado que "yo le digo al Gore ése que vaya nombre tan cipote que tiene, y mi primo está de acuerdo conmigo. Mi primo además fue el que se inventó la alegoría de los hilillos del Prestige, asín que (sic) no subestiméis su sapiencia, gaznápiros periodistas".

Rajoy dice que el cambio climático no está probado y "es sólo un rumor". Añadió que "hasta el día en que tengamos que ir buceando a trabajar no se puede decir que sea un problema tan gordo. Yo sé de problemas más gordos, por ejemplo, el recorte de beneficios que está suponiendo para el sector immobiliario la estabilización de los precios de la vivienda. Éso si que es un problema grave de calado mundial, y que afecta a amigos míos de toda la vida, que los pobres ya no se pueden permitir ni ese Jaguar que tanto querían. Éso si que es una pena, verlos comer ostras en vez de trufas porque no llegan a fin de mes".




Además, el líder del PP ha mantenido que hay mucha discrepancia en la ciencia que sustenta la teoría del cambio climático: "por ejemplo, mi cuñado Toribio, que es arcipreste de la iglesia de la cienciología, dice que de cambio climático nanay. Y digo yo que su opinión es tan respetable como la de los 4000 científicos del panel ése de la ONU que no sabe nadie ni quiénes son. La discrepancia de los científicos es pues clarísima y no se debe ocultar".

Rajoy declaró también que "soy un defensor nato del medio ambiente, pero en sus justos términos, uséase mientras que los bichos y alimañas no me estorben en mis chalés y los árboles no me impidan construir, vayamos a tonterías. Yo lo que digo es que hay que dejar trabajar a los científicos, si es posible durante unos cuarenta años más, hasta que se aburran y se les quiten esas ideas absurdas de la cabeza, que no tienen otra cosa que hacer nada más que asustar a la gente, serán mamones".

Rajoy recordó también que el Gobierno del PP firmó el Protocolo de Kioto, si bien con los dedos cruzados a la espalda. También reconoció que "claro que hay que preservar las florecillas y esas tonterías, claro que hay que preocuparse por los arbolillos, pero lo que no se puede es transmitir al conjunto de la sociedad una visión apocalíptica. Porque no es verdad, sobre todo para los que tendremos nuestro búnker de pago cuando llege el Armaggedon", concluyó con una sonrisilla entre sus barbas de cachondo.