12/04/2007

Habrá violencia doméstica “en vivo y en directo” en los programas del corazón


Malnacido Press, 5 de diciembre de 2007 - “El Diario de Putricia”, “Aquí hay deyección”, “Defecando se entiende la plebe” y “El Programa de Ana Babosa”, entre otros espacios representativos del género llamado “rosa” o “putrefacto” típicamente español, se han comprometido hoy a solucionar el problema de la violencia doméstica supuestamente generada por sus contenidos y pastiches.

Bonifacio Moñiga, Tito Gomitao, Arturo Truñaco y Emeterio Calostrillo, productores de los antedichos programas culturales, han mantenido una reuníon de 40 segundos con María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del gobierno (alias “la destapá”).


En dicha reunión, la vicepresidenta, vestida de almirante austro-húngaro con gafas Delacroix-Pulpí y bragas a juego con los pendientes de la estatua de la libertad, ha reclamado de los productores de las televisiones privadas “responsabilidad y juego limpio” a la hora de mostrar las vergüenzas de las parejas en horario infantil. La vicepresidenta ha recomendado que haya un 0.2% menos de enajenados, drogadictos, enfermos agonizantes y prostitutas cuando los chavales llegan del cole, pero ha recalcado "que la libertad de expresión también hay que respetarla, mientras no se metan con el Rey, claro está".


La vicepresidenta se ha mostrado satisfecha por la larga reunión, y ha afirmado que “las televisiones privadas me han jurado por sus muertos (que son varios, incluyendo mujeres maltratadas) que ya no saldrán más damiselas cohibidas para enfrentarlas en un cara a cara con sus compañeros o maridos pero sin que nada se concrete. A partir de ahora, si tiene que haber hostias será con transparencia e igualdad de oportunidades. Asín es que (sic) el Diario de Putricia (sic), por ejemplo, invitará a matrimonios de alto riesgo y les dará a cada uno de los esposos un bate de béisbol y/o un revólver. Lo que tenga que pasar pasará si está de Dios que pase, y todo el mundo podrá comprobar si la mujer tuvo oportunidad de defenderse, o si es verdad eso de que los maridos las pillan desprevenidas”.



En cuanto a las televisiones privadas, han protestado ferozmente por el elevado coste que supondrá la limpieza de vísceras en los platós después de dichas rencillas de pareja: “antes las parejas montaban el numerito patético aquí pero luego la sangre corría en el hogar de cada cual, y ahora tendremos que cargar los pobreticos accionistas de las televisiones privadas con el abultado salario de una mujer de la limpieza para deshacernos de los restos mortales. Esto es un abuso, e iremos a juicio para reclamar que la recogida de astúrdigas la cubra el Estado, es decir, los mileuristas que para eso se tragan después esta bazofia de programas que les prodigamos”.



1 comentario:

  1. Este es un tema de verdad preocupante. Sólo ahora en navidad se acuerdan de que los niños también ven la tele. Pero no es para ponerles más dibujos animados sino para ponerles la cabeza como ollas de grillos con tanto anuncio de juguetes, los cuales además son sexistas al máximo, tanto los anuncios como los juguetes en sí... vamos bien. sí.

    ResponderEliminar