2/20/2008

Cazan "in fraganti" a Al Gore tratando de calentar el planeta para poder forrarse con las ventas de su absurdo documental


Macarra Press, 23 de febrero de 2008 - Una pareja de turistas analfabetos de La Mojonera (Almería) que pasaban por el Polo Sur ha denunciado que el antiguo vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, estaría intentando incrementar la temperatura de la Tierra para vender más DVDs de su patraña sobre el cambio climático: "Una verdad incómoda".

El pérfido Al Gore fue divisado mientras empuñaba un lanzallamas contra la Plataforma de Hielo Ross de la Antártida. El incidente da la razón a los próceres de la patria española que, con gran humildad y gallardía, habían ya anunciado que lo del cambio climático era una estafa.



Eduardo Zaplana, del Partido Popular, se entrevistó con la pareja de turistas (uno de ellos, casualmente, es su cuñada) y afirmó en rueda de prensa que "hay informes de otros muchos ciudadanos que pasean el perro por las bellas praderas antárticas: el Alberto Gore éste, vaya elemento, se ha comprado un lanzallamas tipo Cadillac Escalade SUV, y lo enciende a todo lo que da para derretir el Polo Sur durante unas 8 horas al día".


Mariano Rajoy añadió que "un primo de mi primo, que es biznieto de Al Gore por cierto, le ha visto al tío ir en 4 x 4 a la panadería de la esquina, y luego dejarlo arrancado durante dos semanas hasta que se acabara la gasolina. Por supuesto, pone el aire acondicionado a tope y en invierno, y la calefacción también para compensar y no pasar frío. Con todos mis respetos y la admiración que me merece el ex-vicepresidente Alberto Gore, este hombre es un pelagatos malnacido que debería agonizar lentamente entre sus putrefactas entrañas".



Además, otros testigos, debidamente remunerados y autorizados por partidos de derechas de varios países, han confesado que Al Gore dedica los fines de semana a dejar toneladas de latas vacías en los campos que rodean su mansión, y si es posible añade botes de aerosol anteriores al Protocolo de Montreal sobre la protección del Ozono. No contento con eso, otros testigos muy fiables han relatado cómo el hijo de Al Gore, de apenas cinco años de edad, arrasaba el pasado mes 6.000 hectáreas de jungla amazónica el solito, con la ayuda de una sierra de juguete que le regaló su padre las pasadas Navidades.


Algunos ecologistas amargados, los espantabobos de siempre, han reclamado a las autoridades americanas que pongan coto a las actividades de Gore, pero el Presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, ha replicado que "lo que hace el Gore está dentro de los estándares de polución permitidos en América. De hecho es raro que alguien contamine menos que él. El hecho de que Gore lo haga a mala leche no lo convierte en un acto criminal. Además, en España la gente se comporta peor todavía y no pasa ná de ná, así que no me toquéis los $&·$%·, que me quedan cuatro días de gobernante, por Dios bendito".


2/17/2008

Rajoy y Zapatero airean su malestar por "el inusitado precio de los votos" en una campaña electoral que bate récords de estreñimiento mental


Enjundia Press, 18 Febrero de 2008. Los principales politicastros españoloides, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, se han quejado públicamente de la inflación, pero no se referían al precio de la leche o el pan, puesto que sólo consumen caviar y Moët Chandon debido a un régimen estricto que les han impuesto unos médicos extranjeros. Los dos líderes más dicharacheros de los últimos años se referían a lo que ha subido el precio de los votos en la nación patria.

Rajoy confesó que "en los últimos cuatro años el precio de los votos ha subido un 280%, según cifras falsas de mis asesores más cercanos, incluyendo un becario inmigrante al que ejecutaremos cuando ya no de más de sí. !280% de subida! Eso sí que es inflación, por Belcebú. Antes salías a la calle con una promesa electoral de dar 20 o 30 euros, y la gente te votaba a cascoporro. Ahora Zapatero ofrece cientos de euros, y a lo mejor ni así gana. Está la vida malamente. Nosotros, pues qué quiere que le diga, tendremos que ofrecer no sólo Internet gratis para todos, como el Chaves, sino 400 euros a los votantes con juanetes, 500 euros para quienes quieran irs de put** y no olvidemos los tradicionales 500 euros a los pensionistas (con la esperanza de que estiren la pata antes de cobrar), etc. Y así vamos a acabar con las arcas públicas, que me dice Zaplana que es muy peligroso porque estaba ya apalabrado el otorgar subvenciones y fajos tochos a compadres del PP y benefactores ricachos, amigotes míos de toda la vida".




Zapatero, por su parte, ha reconocido que "es que vas a la gente con 100 euros por su voto, y te tiran los 100 euros a la cara. El coste del voto es verdaderamente preocupante, más que el del café con churros endiluego. Y luego hay mucho listillo que dice que sí, que sí que le gusta tu propuesta pero va y vota a otro. Esto queremos castigarlo con penas de cárcel de hasta 50 años, por mentirosillos".

Por su parte, Izquierda Unida ha prometido ganar las elecciones si todos los votantes hacen una cruz en la casilla donde pone Izquierda Unida. Su líder carismático y genial, Casper Llamazares, ha añadido que "además, hago saber que el 50% de los españoles son la mitad".

2/09/2008

Rajoy aclara que los 500 millones de árboles serán "bonsais" y/o "de cartón piedra pintados de verde en la copa y de marrón en el tronco"




Sarraceno Press, 10 de febrero de 2008
- El líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy (alias "Risas Tochas"), avanzó hoy que si gana las próximas elecciones aprobará un plan de reforestación franquistoide-surrealista que supondrá la plantación de 500 millones de árboles en 4 años, uséase a un ritmo infernal de 1500 árboles por minuto, aproximadamente.

Importunado por periodistas sagaces, quienes temen que esta promesa electoral sea una patraña como la copa de un pino (valga la gracia fácil), "Risas Tochas" Rajoy comentó que "mire usté, caballero, mi primo me ha dicho que se pueden plantar millones y millones en cuestión de horas si son bonsais y se usa a los inmigrantes, que no hay casi ni que cavar ni nada, que ocupan menos espacio los arbolillos chinos estos, y que además si hiciese falta los plantamos uno encima de otro para que no haya que arramblar con bellos campos de golf o interesantes complejos erótico-festivos como el de los Monegros. En última instancia podemos poner árboles de papel maché y cartón piedra que, total, para lo que sirve un árbol, qué más da que sea de mentirijllas o no. Y luego está la opción de "plantar un pino" de manera figurada, como se suele decir jocosamente cuando vamos a la toilette".




A pesar de subrayar que España lidera la "lista negra" de naciones que más han aumentado las emisiones de gases de efecto invernadero, Rajoy se mostró optimista y dijo que España se contentará con reducir sus emisiones en un +34% (que, aunque pueda parecer un aumento, no lo es según Rajoy si quitamos el trazo vertical del signo + y dejamos sólo el horizontal).

Rajoy añadió que "mi primo y el yerno de Zaplana, que a pesar de ser bizcos ambos se llevan guay y son campeones de Talavera de furgolín (sic), siguen pensando que eso del cambio climático no tiene lógica ni base científica ni nada. Mi cuñado Amancio, otro que tal mea, quien, por cierto, se ha unido recientemente al grupo de climatólogos aficionados de Picena (Granada), dice que a su parienta se le habrían curado los pies fríos si eso de que hace más calor fuera verdad. Lo pasa malamente al acostarse la pobre mujer, que sé yo que le pone el Amancio una bolsica de agua al fondo de la colcha y todo para que no tirite, la pobriña".

Rajoy pronunció este analítico y altamente trascendental discurso en el contexto una conferencia del Partido Popular Europeo (PPE) en Madrid, titulada "Contra el Calorcillo del Cambio Climático, Aire Acondicionado a Todo lo que Da". También participó en dicha conferencia la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y Belcebú Gutiérrez, también llamado "el señor de las moscas" y pepero con el cargo honorífico de "sectario vitalicio" desde el siglo V a. de C.




En su alocución, Esperanza Aguirre, alias "la paupérrima mendiga", afirmó que España es un país "especialmente protegido por Dios" contra los efectos del cambio climático y que a ella, el único que la pone echando humo es "Albertín, pero no digo apellidos para que no sepáis a quién me refiero, porque luego me crucificaréis". La Sra. Aguirre insistió en su política madrileña de no dejar el coche en casa ni reducir las emisiones en absoluto, ya que está convencida de que "basta con rezar a la Vírgen de la Almudena, y por cierto yo misma me fui el otro día a ponerle unos cirios, aunque me trompezé (sic) y le derramé cera ardiendo en el pot**ro, ji, ji !ay, eso no lo pongáis! Bueno, me voy a cobrar la nómina que ando peladísima peladísima este mes".