2/19/2009

José Luis Moreno pierde el brazo tras el suicidio de uno de sus muñecos


Fístula Press, 7 de marzo de 2008 - El popular e infame ventrílocuo José Luis Moreno, azote de la TV en los años ochenta, ha sufrido la amputación de su brazo derecho y parte de la oreja del mismo lado tras el suicidio de su muñeco más mítico, "Monchito", cuyo verdadero nombre es Ibrahím Andújar de Vilapreñados.

"Monchito", de 45 años de edad y con antecedentes por sodomía y locomía, contribuyó al éxito de José Luis Moreno con su mordacidad y sarcasmo adolescentes, pero no pudo asumir después las obligaciones de la madurez y ha terminado por suicidarse quemándose a lo bonzo.

José Luis Moreno ha declarado que el suicidio tuvo lugar tras una gala en el centro geriátrico de Villapotranca de Arrieros, provincia de Tombuctú. Traspuesto por el esfuerzo y por la inhalación de ciertos polvillos blancos prescritos por el veterinario, el ventrílocuo se acostó a eso de las doce y media. Poco después, Monchito, todavía unido al brazo de su "partenaire", aprovechó para untarse de gasolina la chaquetilla y el gorro de plástico y se arrimó a una vela a San Pancracio que por allí se consumía.




El brazo derecho de José Luis Moreno quedó abrasado y la mano se consumió por completo sin que el artista se despertara, quizás, dijo en declaraciones radiofónicas, "por el sopor que me produjeron dos o tres vasillos de tequila que me tomo siempre antes de dormir por prescripción médica, junto a los polvillos esos que me mandó el médico también (tosecilla)".

De Monchito quedan sus memorables actuaciones, de gran hilaridad e inteligencia, y un ojo medio derretido que parece acusarnos, en silencio, de la miseria que sufren los muchos muñecos españolodies maltratados por sus respectivos ventrílocuos y por audiencias caprichosas e impías.


2/17/2009

"Tengo un Jamón Pata Negra para usted", nuevo programa pionero en TVE


Seborrea Press, 15 de febrero de 2009. En su ilustrado afán de promocionar la cultura y la televisión pública de calidad, TVE ha añadido un nuevo programa a su parrilla: "Tengo un jamón pata negra para usted".

Según una filtración atribuída a un becario de TVE recientemente fallecido de inanición, "Tengo un pata negra para usted" será una mezcla de "Humor Amarillo", "El Diario de Putricia", "Los caballeros del Zodiaco" y un impresionante filme de gran fidelidad histórica llamado "The Sindone", actualmente en fase de rodaje.

"Tengo un jamón pata negra para usted" comenzará con los concursantes inflándose a puñadas los unos a los otros (fase "manotazo limpio"). Los finalistas se enfrentarán entonces esgrimiendo patas de jamón bien prietas y apaleándose con ellas hasta cansar al contrario. Está prohibido dañar el cráneo del oponente, empero.

Los ganadores podrán quedarse con el jamón propio y el del contrario, a cambio de colgarse del cuello un cartel de promoción de TVE que lee "Tonto el que no vea TVE, copón ya!" durante 24 años, 8 horas al día.

¿Qué piensa usted de este nuevo programa de TVE?



"Lo he programado en el grabador de DVD para no perdérmelo. Luego los DVDs los añadiré a mi testamento para mis nietos y bisnietos, por supuesto".

Antonio Craig
Fontanero


"Sí, sí, yo conozco este formato, el programa en Estados Unidos se llama I have a piece of shit for you, please eat it and vomit it in my face, y ha tenido gran éxito por cierto".

Soraya Decrack
Vidente aquejada de hemorroides




"Dios no existe"

Ranulf Welsh
Estomatólogo amateur

2/02/2009

Escándalo laboral: una empresa despide a un empleado simplemente por ser "un vago inútil e incompetente"


Atragantao Press, 4 febrero 2009 — Carmelo Cotón, empleado de la compañía "Tragapanes Number One S.A.", del sector numismático, ha demandado a su empresa por despido improcedente tras 5 meses de contrato. Carmelo arguye que ha sufrido una discriminación clara porque en la carta que rescindía su contrato su jefe sólo se apoyaba en el hecho de que es un "inútil, vago, analfabeto funcional e incompetente sin remedio" (sic) o que "los beneficios de la empresa han descendido en un 256% desde que le contratamos hace unos meses".

"Pamplinas" se ha quejado Carmelo. "Me siento frustrado por esta discriminación. Sólo porque a mí me guste pasar dos o tres horillas al día viendo mis siete cuentas de correo, tomar unas diez o doce tacicas de café, fumar mis cigarricos a la entrada en mis pausas de media hora, y jugar al Tetris en el móvil, o porque una fecha límite se me pase porque soy una persona humana, simplemente por esas cosas que yo no puedo evitar porque es mi naturaleza, pues me han puesto de patitas en la calle. No hay justicia en este país".


Los sindicalistas de Tragapanes Number One S.A. han apoyado la demanda de Carmelo, puesto que "este chico venía al trabajo todos los días, más tarde o menos, eso no importa, y se tocaba las p***tas cuatro o cinco horas, vale, ¿y?... ¿Acaso no se merece una palabra amable de sus jefes, un poco de ánimo de vez en cuando? No, van y lo echan sin compasión. Y encima no tiene Internet en casa y no podrá tampoco pagarlo, así que ya me dirás cómo va a ver el YouTube ahora. No me extrañaría que se quitara la vida".

La madre de Carmelo, que se hizo famosa en los años setenta por estrangular a un profesor de su hijo porque decía que el niño tendría que repetir curso, ha declarado que "hay que tener más respeto por aquellos que se apoltronan todo el día mirándose el ombligo, ¿o es que esa empresilla de mi**da se cree que es fácil eso de sentarse todo el día en el mismo sitio sin hacer nada en particular? Ya me gustaría a mí ver al jefe de Carmelico así, viendo pasar el tiempo y dejándose crecer la barba con tanto tesón".

Un compañero de Carmelo, conocido como Emilio "el cachazas", se ha lamentado del despido "cruel, sin corazón" de su compañero de despacho. "Esta oficina nunca será la misma sin Carmelico, se vendrá abajo la empresa entera, creo yo. Nosotros dos éramos los únicos que sabíamos operar la máquina de hacer palomitas sabor a fresa, que me regaló mi padre por pascua. Además, éramos los únicos que de vez en cuando le quitábamos el filtro a la cafetera para limpiarlo. A partir de ahora esto se va a la ruina, y no me extrañaría que pensaran en despedirme a mí también, fíjate tú lo que te digo. Hasta ahí llega la injusticia".