5/20/2010

Austeridad radical: un subcontratista gobernará España

Asaúras Press, 7 de junio de 2010 - Siguiendo el ejemplo de Djbouti y otros exitosos precedentes de grandes naciones, el gobierno español ha decidido externalizarse a sí mismo, y así ahorrar esas perrillas que tanta falta hacen para coches oficiales y escritorios de ébano.

A partir del 1 de julio de 2010, el presidente español será Tobías Manfredo Jr., director de la empresa "Trabuko e hijos", ganadora del concurso público. El coste total para el estado será de 34.000 millones de euros por día de gobierno.

De los ministerios de Igualdad, Vivienda, Industria y Sanidad se ocupará uno de los vástagos del Sr. Manfredo, Rocco Bizante, conocido en el mundo de la pornografía para mascotas. El resto de los ministerios los gestionará Karakoulis Atienza, antiguo domador de burros recalcitrantes en su pueblo de Tomace (Rumanía). Los actuales ministros conservarán sus cargos y salario, pero tendrán tareas de mera supervisión del subcontratista desde las playas paradisíacas donde decidan establecer su residencia.

El líderl del PP, Mariano Rajoy, que había optado al concurso público para gestionar el gobierno se ha quejado de "un procedimiento que nos ha perjudicado. Ahora tendremos que ganar las elecciones y eso es más duro, sobre todo porque los españoles suelen ser rojillos degenerados a los que hay que dar caña, siempre dentro del Estado de Derecho claro. El caso es que Zapatero ha asignado a dedo la subcontrata a Trabuko e hijos porque se han ignorado los criterios publicados: (1) Bla bla, (2) Blah, y (3) Capacidad de blablaísmo".

Mariano Rajoy ha añadido que "sabemos que la empresa del Sr. Trabuko ya estuvo detrás de subcontratas durante la caída del Imperio Romano, la devastación de la Isla de Pascua y la extinción de los dinosaurios".

5/10/2010

Muere Jan Fart, el hombre más anodino del mundo



Testicule Press, 10 de mayo de 2010
- Esta mañana ha fallecido de causas naturales el hombre más anodino del mundo: Jan Fart. Jan vivía en una choza maltrecha situada a las afueras de su pueblo (Noyjaöfukull, Noruega).

Jan Fart no tenía oficio conocido ni aficiones, jamás se le oyó hablar con nadie ni mostrar interés alguno por nada. No salió de su habitación en 25 años, desde que se le reventó una ampolla en el dedo meñique (se cree que la ampolla se la había provocado el mismo debido al nefasto hábito de hurgarse la nariz para ver qué había dentro).

Sin embargo, el hecho de que la prestigiosa revista "Mancahe Revisited" le reconociera hace unos días como el hombre más anodino del mundo ha hecho que Jan Fart haya pasado a ser una celebridad a nivel cósmico.

No es de extrañar pues que se investigue concienzudamente el pasado de este personaje absolutamente anodino. El hecho de que no haya nada en su vida que señalar no ha desanimado a periodistas del corazón y del escroto, que se esfuerzan en señalar "lo increíblemente anodino que era el tío, es que vegetaba 24 horas al día mirando al suelo sin menearse ni un centímetro".

Tanto es así que su sepelio, originalmente sin invitados y consistente en dejar que se descompusiera sobre la silla en que falleció, se ha convertido en un acontecimiento espectacular y objeto de millones de discusiones en Facebook, Twitter, búsquedas en Google y un video en YouTube en el que el Lagarto Juancho tañe su arpa y dedica una elegía a Jan, el (hasta ayer) hombre más anodino del mundo.