5/10/2010

Muere Jan Fart, el hombre más anodino del mundo



Testicule Press, 10 de mayo de 2010
- Esta mañana ha fallecido de causas naturales el hombre más anodino del mundo: Jan Fart. Jan vivía en una choza maltrecha situada a las afueras de su pueblo (Noyjaöfukull, Noruega).

Jan Fart no tenía oficio conocido ni aficiones, jamás se le oyó hablar con nadie ni mostrar interés alguno por nada. No salió de su habitación en 25 años, desde que se le reventó una ampolla en el dedo meñique (se cree que la ampolla se la había provocado el mismo debido al nefasto hábito de hurgarse la nariz para ver qué había dentro).

Sin embargo, el hecho de que la prestigiosa revista "Mancahe Revisited" le reconociera hace unos días como el hombre más anodino del mundo ha hecho que Jan Fart haya pasado a ser una celebridad a nivel cósmico.

No es de extrañar pues que se investigue concienzudamente el pasado de este personaje absolutamente anodino. El hecho de que no haya nada en su vida que señalar no ha desanimado a periodistas del corazón y del escroto, que se esfuerzan en señalar "lo increíblemente anodino que era el tío, es que vegetaba 24 horas al día mirando al suelo sin menearse ni un centímetro".

Tanto es así que su sepelio, originalmente sin invitados y consistente en dejar que se descompusiera sobre la silla en que falleció, se ha convertido en un acontecimiento espectacular y objeto de millones de discusiones en Facebook, Twitter, búsquedas en Google y un video en YouTube en el que el Lagarto Juancho tañe su arpa y dedica una elegía a Jan, el (hasta ayer) hombre más anodino del mundo.

1 comentario:

  1. En principio quería dar el pésame, pero a la vista de la vida del personaje, casi me alegro de no volver a verlo jamás. Púdrete, Jan.

    ResponderEliminar